viernes, 27 de julio de 2012

Consejos para usar un trípode.

Hace unos días mis padres me regalaron un trípode y por eso busque consejos para poder aprovecharlo al máximo.

El trípode es una herramienta casi indispensable para cualquier fotógrafo, la cual nos ayuda a ganar estabilidad y firmeza ante la toma de una imagen, en especial en las fotografías de larga exposición.
Aunque su uso es muy sencillo conviene tener en cuenta una serie de consejos que nos ayudará a prevenir cualquier inconveniente que pueda surgir, además de aprovechar al máximo su uso.

1) Una de las patas del trípode debe ir por delante, por dos motivos; el primero es que el fotógrafo irá detrás, por lo que necesitará espacio para que nada entorpezca sus movimientos, y el segundo, porque por lo general siempre habrá un mayor peso por delante de la cámara (el objetivo) y la pata delantera del trípode contribuirá a su mejor estabilidad.

2) Las patas deben abrirse lo necesario hasta conseguir una buena estabilización, ni mucho (la rótula bajaría mucho de altura incomodando nuestra labor, y las patas abarcarían mucho espacio entorpeciendo al rededor y corriendo peligro de que las golpeemos por accidente) y ni poco, (se perdería estabilidad ante una racha repentina de viento o cualquier otra cosa). Consejo: Podremos comprobar su estabilidad presionando con la mano lateralmente la rótula hasta que alguna de sus patas se levante del suelo.

3) La columna central del trípode no debería levantarse mucho, ya que a más altura, más pérdida de estabilidad. Como ejemplo podemos observar las antenas, la base suele estar firme, pero su copa se tambalea por el viento.

4) Colgar algo de peso (una bolsa con una o dos piedras) en su columna central si creemos que nuestro trípode no tiene suficiente estabilidad. Algunos trípodes tienen un gancho en la parte inferior de la columna para este fin.

5) Familiarizarnos con el manejo de las barras de ajuste (uso y presión necesaria) para agilizar nuestro trabajo. Es importante no apretar demasiado fuerte las barras, ya que al aflojarlas podríamos desestabilizarlo y perder la posición de las patas o cualquier otro ajuste que no deseamos en ese momento, además y casi más importante, porque podríamos provocar holguras en el ajuste que harían perder la firmeza de la rótula. Por otro lado, si las dejamos flojas, la rótula no quedaría firme y podría hacer golpear el objetivo con el trípode.

6) No excedernos de las limitaciones de peso que ofrece nuestro trípode, ya que podría desnivelarse, caerse o pasarse.

viernes, 20 de julio de 2012

El fotógrafo que arriesga la vida en el fondo del mar.

Hace poco encontré un artículo interesante: El fotógrafo Brian Skerry arriesga su vida nadando junto a las criaturas más peligrosas del mar, desde ballenas gigantes a tiburones. Con 50 años, dice ser "un explorador del océano" y sentir interés por el ambiente marino desde los 13 años de edad. "La fotografia submarina es muy desafiante, porque no puedes usar una lente telescópica, sino que es necesario acercarse mucho a los objetos. La luz es complicada y se trabaja en un ambiente desconocido", señala. Skerry dice que la mayoría de los animales que retrata sienten "curiosidad" por él. "El animal permite que me acerque mucho, me tolera", indica. "Espero no darles una impresión amenazadora", agrega.
Les dejo algunas imágenes:

"El océano es como un caleidoscopio gigante, está siempre cambiando", apunta Skerry, quien viaja por diversos países haciendo fotos. Aquí, un pez papagayo junto a un pez mariposa.


"Hay otros peligros. El equipo puede romperse y se puede perder la visión y no encontrar el agujero para salir a la superficie si estás buceando bajo el hielo ártico". En esta imagen, una ballena franca austral fotografiada en Nueva Zelanda.
  
En esta imagen se aprecia una raya de cola corta, cuyo aguijón de hasta 30 centímetros puede causar heridas graves en humanos.

Skerry ha fotografiado grandes depredadores como el tiburón blanco que puede verse en esta foto. Los ejemplares de esta especie pueden medir más de 4 metros.

El fotógrafo estadounidense llega a pasar tres días en un mismo emplazamiento, explorando y fotografiando diversas especies marinas. En la foto se ve un manatí de Florida. Los peces se agrupan para comer las algas que tiene pegadas al cuerpo.
Un tiburón de pico fino fotografiado en las Bahamas. Skerry dice sentir un "miedo saludable" de los animales y le gusta aprender sobre ellos antes de zambullirse.
 

viernes, 6 de julio de 2012

Lente de ojo de pez casera.





Hace poco encontré un tutorial para hacer una lente de ojo de pez casera. 
Lo único que se necesita es uno de esos visores de la puerta (podes conseguirla en alguna ferretería) y luego lo colocas en el lente de tu cámara compacta, ajustas el zoom para que se vea bien ¡y listo!
Vi algunos que le ponían algo de cinta de papel para no tener que sostenerlo con la mano.

Les dejo este pequeño tutorial, por si les interesa:

Reto de la semana.

Reto de la semana.

Páginas vistas en total